Muñecas Españolas Marin

Muñecas Marín, fundada en 1928 por D. José Marín, ha supuesto una pieza clave en cuantos comercios, repartidos por toda la geografía española y extranjera, se han dedicado a la venta de artículos de souvenirs, regalos y coleccionismo. Desde el principio nuestra empresa ha fabricado las muñecas más representativas de la artesanía española, muñeca...

Muñecas Marín, fundada en 1928 por D. José Marín, ha supuesto una pieza clave en cuantos comercios, repartidos por toda la geografía española y extranjera, se han dedicado a la venta de artículos de souvenirs, regalos y coleccionismo. Desde el principio nuestra empresa ha fabricado las muñecas más representativas de la artesanía española, muñecas fabricadas de forma artesanal, desde el peinado hasta la decoración de las caras, y diseñadas todas ellas, por Ana Marín, hija del fundador. En la actualidad nuestra empresa comercializa una gran variedad de artículos para el Regalo y el Souvenir, siempre con diseños propios y exclusivos y con la posibilidad de fabricar artículos especiales para otras empresas. Se han conseguido multitud de premios destacando entre todos ellos el Primer Premio Mundial de Muñequería y la concesión de la Medalla al Mérito al Trabajo por el Estado Español a su fundador D. José Marín. Desde el año 1997 existe un Museo de nuestras muñecas instalado en la misma fábrica, donde se recoge la historia de esta empresa desde el año de su fundación, 1928. Si pasa por Chiclana no dude en visitarlo. La más típica muñeca española, la muñeca de Marín, que durante décadas ha convivido con nosotros desde el televisor, ha sido icono y representación de nuestro pais durante años. Ha sido muy utilizada desde los años años 80 en la moda más “kitsch”. José Marín Verdugo. Fundador * Hijo de Dionisio Marin y Ana Verdugo, nació José Marin Verdugo un día de Marzo de aquel año. Y aunque nada hacía presagiar el brillante futuro que le aguardaba, algo traía de nacimiento, pues muy pronto, y a través precisamente de ellas, empezó a dar muestras de un talento tal que no resultaba desde su entorno explicable. * Con sólo trece años el niño, adolescente ya, se planta y dice que quiere ser artista, que la pintura le tira no sólo como ocupación a ratos de horas perdidas. Así ingresa el jovencísimo Marin en la Academia de Bellas Artes de Cádiz. * Marcha a Madrid para realizar el servicio militar. Pero emprendedor como era y curioso sin limites, la capital se le ofreció, bajo pretexto de servicio militar, como horizonte renovado. Poco después de regresar a Chiclana, se pone de nuevo camino a Madrid. Dispuesto a ser pintor, la única manera que se le ocurre para ser artista. Pero el tiempo pasa y los recursos, escasos, se agotan. Y es así, en medio de esta precariedad, descubre algo que seria decisivo para él. Se encontró silueteando la figura de una mujer andaluza que bailaba. Realizadas de manera experimental más que artesana, marcha con ellas a la Plaza Mayor y encuentra de inmediato compradores para las mismas. Esta vez, si, había dado en la tecla. *En 1928 se funda definitivamente la fábrica de las Muñecas Marin. Corría el año 1932 y la empresa familiar, que nunca dejó de serlo se convirtió en una autentica factoría, contribuyendo no sólo a llevar con su producto el nombre de Chiclana a toda España, sino a generar puestos de trabajo, especialmente para una mujer, que hasta entonces, no tenia otra alternativa que el trabajo en casa. Todo viento en popa pero vino la guerra. Inauguró en 1939 con su matrimonio su posguerra particular, encontrando en éste motivo múltiple de alegría, pues en su mujer, Antonia Andrade, encontró una aliada más, y fuerte para su proyecto. Colaboradora ya desde antes, fue fundamental en los tiempos adversos de los años que estaban llamados a ser para los restos “los años del hambre”. Según fue recuperándose la Fábrica, se planteó su lanzamiento definitivo. A tal fin puso Marín representantes en Madrid y Sevilla que velasen por los intereses de la Fábrica en las principales capitales españolas. Cuanto más se difundía el producto, más se demandaba. La producción no solo crecía, sino que se aceleraba incesantemente. Desde la muerte de D. José Marín (1984), esta fábrica está dirigida por su hijo Ernesto Marín, habiendo recaído en su hija Ana Marín, hasta su muerte en el año 2008 la labor de los diseños de todas las muñecas, llegando a ser posiblemente la mejor diseñadora de muñecas del mundo contando con innumerables galardones por su labor al frente de tan importante departamento con unas creaciones que se distinguen por su constante renovación y originalidad en el manejo de los distintos tipos de materiales, así como una visión del mercado que le hacía conectar perfectamente con los gustos de los clientes potenciales de sus muñecas. La empresa abarca con sus más de 35 Agentes Comerciales todo el territorio nacional, llevando incluso sus creaciones a todos lo países del mundo con su conocido eslogan: “MARIN-CHICLANA, MUÑECAS ESPAÑOLAS PARA EL MUNDO”. Asi comenzó un proyecto que ha pasado por épocas en las que se ha sabido adaptar a cada situación y tiempo vivido. Empresa innovadora como la que más, no sólo revolucionó el mundo del souvenir, si no que se caracteriza entre sus seguidores y clientes por su capacidad de innovacion, año tras año. Con los tiempos que corren podríamos temblar ante la famosa crisis que nos acecha, sin embargo, estamos más ilusionados que nunca en mantener nuestra historia viva, no sólo a nivel nacional, por todo el mundo, el nombre de Chiclana y Marín debe seguir vivo para los años venideros y más… para ello todo el equipo trabajamos con la mejor de las caras ante estos tiempos adversos.

Más

Muñecas Españolas Marin Hay 16 productos.

Mostrando 1 - 16 de 16 items
Mostrando 1 - 16 de 16 items